Formulario de búsqueda

MEDIO AMBIENTE

08/10/2018

Almussafes obtiene una ‘Flor de Honor’ en los Premios ‘Villas en Flor 2018’ por su labor en la mejora del espacio urbano

Los galardones, impulsados por ASFPLANT, reconocen la actuación real, consciente y a largo plazo de los municipios en materia de medio ambiente

El acto de entrega se llevó a cabo el pasado viernes 5 de octubre en Feria Valencia durante la celebración de Iberflora

La concejala Teresa Iborra y el técnico de Medio Ambiente municipal, Javier Perpiñá, recogieron la distinción en nombre del consistorio


El pasado viernes 5 de octubre, la concejala Teresa Iborra y el técnico de Medio Ambiente, Javier Perpiñá, recogieron en Iberflora, celebrada la semana pasada en Feria Valencia, el galardón ‘Flor de Honor’ concedido al Ayuntamiento de Almussafes en reconocimiento a la gestión de los espacios verdes de la localidad. Estos premios, que también recogieron otras 16 poblaciones de la Comunitat Valenciana, se han entregado por primera vez este 2018 y están organizados por la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunitat Valenciana (ASFPLANT). Para Iborra, “el reconocimiento supone un espaldarazo a nuestra estrategia de desarrollo de las zonas ajardinadas de Almussafes, que se está llevando a cabo no solo de manera planificada sino con un seguimiento exhaustivo”.

El empeño del Ayuntamiento de Almussafes por mejorar la calidad de los espacios verdes situados en el término municipal de la localidad está dando sus frutos. La Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunitat Valenciana (ASFPLANT) ha decidido otorgar a la población una ‘Flor de Honor’ de los galardones ‘Villas en Flor 2018’ en la categoría ‘Dos flores’.

Estos premios, que han surgido este año para “mostrar y poner en valor la riqueza natural y paisajística del territorio mediante el reconocimiento público de aquellos proyectos de ajardinamiento, ornamentación floral, mobiliario urbano y espacios lúdicos que son un ejemplo a seguir”, consideran que Almussafes “ha realizado un tremendo esfuerzo de establecimiento de un entramado verde urbano que ha desarrollado en los últimos quince años”.

Entre los méritos que enumera la entidad organizadora para la concesión de este premio, que también ha reconocido el trabajo realizado por otras 16 localidades, destacan la “planificación de un equipamiento, proyectos de futuro, planteamiento y la puesta en marcha de un vivero municipal”. Además, el jurado también ha valorado positivamente “la gran utilidad del uso público de los parques, especialmente del parque Central, las mejoras en materia de riego, la eficiente planificación y regulación de los huertos urbanos, la biodiversidad y la gestión de residuos”. Por último, el acta también resalta el planteamiento verde del polígono industrial de la población, “valorado como singular referencia a nivel nacional”.

El presidente de la Federación Española de Empresas de Jardinería, Jaume Alagarda, fue el encargado de entregar el galardón a la concejala de Medio Ambiente, Teresa Iborra, y al técnico de Medio Ambiente municipal, Javier Perpiñá, quienes acudieron al acto en representación del consistorio. “El trabajo tiene recompensa. En este caso, el reconocimiento supone un espaldarazo a nuestra estrategia de desarrollo de las zonas ajardinadas de Almussafes, que se está llevando a cabo no solo de manera planificada sino con un seguimiento exhaustivo que nos permite garantizar resultados óptimos”, señala la edil.

Junto a Almussafes también recibieron durante la mañana una ‘Flor de Honor’ Alginet, Tavernes Blanques, Pedralba, Les Coves de Vindromà, Carlet, L’Alcúdia, Alzira, Tavernes de la Valldigna, Oropesa del Mar, Sot de Chera, Picanya, Aras de los Olmos, Morella, Alaquàs, Quart de Poblet y Torrent. Entre otras autoridades, el acto contó con la presencia del director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanes, y la directora general de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje, Rosa Pardo.

Los premios, que se conceden según el criterio de un jurado especializado, valoran el patrimonio vegetal y paisajístico, considerando el número de habitantes, los recursos destinados, la superficie verde y la diversidad floral, el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad, apartado en el que analizan la gestión integral del agua, los programas de control de plagas y la limpieza, y el uso social y las sinergias con la actividad turística, aspecto en el que se tiene en cuenta la estrategia de promoción, la educación ambiental y la participación ciudadana alrededor de este tema.